miércoles, 10 de julio de 2013

La Vitamina K para prevenir la Enfermedad Hemorrágica del recién nacido






Son muchas las madres que se hacen esa pregunta, ¿para qué se pone esta vitamina a los bebés recién nacidos? ¿Es realmente necesaria? ¿Qué nos dice la evidencia científica?

Bueno, pues debido a los déficits de vitamina k que presenta el bebe, podría producirse una alteración en la coagulación sanguinea y desencadenar la Enfermedad hemorragica del recién nacido, la cual tiene tres etapas en las que puede aparecer:

- de forma precoz en las primeras 24 horas y no se previene con la administración de vitamina k postparto, por lo que queda fuera de los estudios científicos y no es controlable
- de forma clásica entre el primer y tercer día de vida pudiendo haber hemorragias gastrointestinales, cutaneas y nasales
- de forma tardía entre las 2 y las 12 semanas de vida y donde es más peligrosa puesto que podría aparecer sangrado intracraneal

¿Cuál es el riesgo de que pueda aparecer esta enfermedad si no se administra nada?
Entre un 0,25-1,7%. Realmente este porcentaje es bajo, pero si los padres deciden no darles la vitamina k a sus hijos, deben estar informados de los riesgos por pequeños que sean.

¿Cuál es el riesgo de que pueda aparecer esta enfermedad en su forma clásica o tardía si administramos vitamina k al nacimiento?
Cero
La evidencia científica y diversos estudios realizados en varios países han resuelto que tanto la dosis de vitamina k pinchada como la oral consiguen los mismos resultados.
Pauta pinchada: 1mg IM
Pauta oral: 2mg al nacimiento y 1mg semanalmente hasta la 12 semana del nacimiento.

Riesgos de la pauta intramuscular: dolor, posibilidad de daño neuromuscular local (muy extraño) y controversia en cuanto al incremento de leucemia en la infancia.

Riesgos de la pauta oral: dificultades con el cumplimiento ya que ocurren olvidos al ser tantas dosis.

Revisión del uso de la vitamina k 2010 PrevInfad



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada