sábado, 25 de julio de 2015

EN UN HOSPITAL DE BAJA INTERVENCIÓN MADRILEÑO...








Con frecuencia me escriben compañeras matronas y residentes para animarme por cómo realizo mi trabajo y a veces también para pedirme acompañarme a los partos para ver una manera diferente de asistir nacimientos o porque no están contentas con la asistencia que se da en su hospital y necesitan "desahogo"...

Hoy voy a publicar algo que me escribieron hace ya tiempo; pero igual que le di visibilidad a "Residente de matrona de un gran hospital madrileño" me parece importante publicar también cómo se siente una matrona que trabaja en un hospital comarcal y que tiene "fama de baja intervención".




Buenos días Amanda, te escribo de nuevo, por si en algun momento podeis adoptar matrona en el equipo, yo sigo muy interesada.

Y ya que estamos te cuento una anecdota de hace un tiempo; vino a dar a luz como hace un par de meses a mi hospital una pareja que habia hecho la preparación al parto contigo y no veas que ilusion me hizo que llegara alguien que habia estado preparandose para el momento conscientemente y qué nervios me entraron de estar a la altura de las necesidades de la mujer con un parto natural, ya que estamos acostumbradas a partos con epidural y mujeres sin ninguna preparacion ni tampoco deseos de parto sin intervencion...

Finalmente como escuchar gritar a una mujer es algo que algunos no llevan bien, y en mi entorno consigue revolucionar al equipo entero... finalmente, atendió el parto el residente de ginecologia para mi decepcion y ademas pensando que llevaba epidural, lo atendió en litotomia, tactos continuos y episiotomia sin ni siquiera infiltrar anestesia... 
Me fui a casa fatal por las cosas que hay que aguantar a veces, pero al menos vi despues en una de tus entradas que la familia estaba feliz y agradecida, me alegro mucho de que a pesar de todo acabaran bien y eso seguro que ha sido muy en parte por tu preparacion y apoyo, no me cabe la menor duda!


En cuanto a mi hospital, empecé muy bien, pero ahora estoy algo desencantada convencida de que ésto no es para mi, menos mal que he estado haciendo también guardias en un hospital muy respetuoso y me ha hecho ver que en algun sitio existe un trabajo de matrona diferente que realmente me llena y no soy yo que soy una exagerada...

También es verdad que hay partos respetados y se tiende a ello, sobretodo las matronas, pero de vez en cuando se arma una como la de aquel día... 
En general en el equipo son de la opinión de "epidural, porque para qué sufrir en el siglo XXI", o cosas como en seguida poner oxitocina y romper bolsa porque "para qué esperar..." 
Eso aún sin mala intención se lo transmiten a todas las mujeres y así cualquiera aguanta más tiempo o más dolor, ¿no?
Y luego parece que, por no hacer episiotomía de rutina y poner pocos monitores internos, ya es hospital de baja intervención, y no es así... se mete más mano de la que se debería, no se tiene paciencia con los tiempos... pero bueno, también en gran parte por las ginecólogas y resis de gine.

Es verdad que después muchas parejas están contentas y se llevan una buena experiencia, pero bueno desde el otro lado una sabe que si la experiencia en ciertas condiciones fue buena, pues todavía podría haber sino mejor, ¿no?

Firmado: una matrona.



La atención obstétrica va mejorando en CASI todos los hospitales y poco a poco se van consiguiendo avances, pero va tan despacio.... y depende tanto de "quien te toque"...
Son las matronas las que están encabezando estos avances, me consta; pero sin la colaboración de los ginecólogos en este cambio los paritorios se convierten en campos de batalla! 

También es cierto que cada vez más mujeres se informan y piden una atención diferente; a veces éstas mujeres se encuentran con una sonrisa y la intención de cumplir sus deseos, otras veces se encuentran con la prepotencia de alguien que les dice "aquí se hacen las cosas así, si quieres moverte por la habitación cómo quieres que te monitoricemos al bebé?"
El primer caso son hospitales donde tienen que hacer obra para aumentar número de habitaciones por overbooking y el segundo es el caso de hospitales donde comienza a bajar el número de partos...

En fin, que estamos en un camino de no retorno, creo que como en política ya no podemos ir a peor, todo lo que quede por venir tiene que ser mejor que lo anterior...
Todo mi ánimo y admiración a las matronas y ginecólogos que se cuestionan cada día su manera de actuar, a l@s que hacen valer sus competencias e intentan trabajar con una buena práctica clínica sin tener en cuenta otros intereses... A las que su ética personal no les permite realizar determinadas maniobras y cuyo objetivo es siempre la satisfacción de la mujer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario