domingo, 14 de febrero de 2016

LIBERTAD DE EXPRESIÓN DE LAS MATRONAS






Hace unas semanas dejé de impartir clases de preparación al parto para una famosa aseguradora conectada con un hospital privado de Madrid.
Hace más de tres años que lo vengo haciendo en diferentes centros de ésta aseguradora; al principio impartía muchas clases, me servía para ir perdiendo el miedo a hablar en público, soltarme y tener ciertos ingresos más o menos fijos al mes, que al ser autónoma me venían bien…

Tenía un perfil de parejas bastante diferente al que estoy acostumbrada; salvo excepciones, las parejas con las que me encontraba no habían tratado con una matrona durante su embarazo, tenían bastante miedo al parto y no poseían información sobre el curso normal de su embarazo, sólo una carpeta con mil analíticas, ecografías y pruebas.

Cuando trataba el tema del plan de parto, muchas se extrañaban de “poder elegir cosas relacionadas con su parto” pero a otras les parecía muy buena idea poder elegir la postura para dar a luz y estar cómodas, poder caminar durante la dilatación, conocer los recursos que tiene su hospital para controlar el dolor en el parto (tanto farmacológicos como naturales), beber agua, no separarse de su bebé nada más nacer, estar acompañadas en todo momento por la persona de su elección…

Cuando me preguntaban qué podían hacer para evitar una episiotomía (porque todas sus amigas habían sufrido una) o si era normal que alguien se les subiera encima para apretarles la barriga y que saliera el niño (porque a varias conocidas se lo habían hecho) la verdad es que se me caía el alma a los pies…
Cada vez que una me decía “mi ginecólogo me ha dicho que como es el primer bebé es mejor una episiotomía que un desgarro” o bien “en este hospital no cogemos planes de parto, nosotros sabemos muy bien lo que hay que hacer” o “aquí se pare normal, tumbada, en el potro y en quirófano porque es más seguro que en la habitación” o bien “no sé para qué quieres saber qué métodos naturales hay si al final todas os ponéis la epidural”…

Por dar la información que recomienda el Ministerio de Sanidad con respecto a la atención al parto normal y por recomendar a las mujeres informarse sobre los protocolos de actuación del hospital que habían elegido para dar a luz, he recibido toques de atención en varias ocasiones.
He recibido toques de atención de los ginecólogos a los que no les gustaba que “sus pacientes” les llevaran planes de parto y les preguntaran por porcentajes de episiotomías y cesáreas, quejas porque estaba bajando el número de partos en ese hospital…

Finalmente esas quejas han hecho que dejen de contar con mis servicios.

Curiosamente, montones de parejas dejaban constancia en las hojas de evaluación, lo satisfechos que estaban con la información recibida en las clases por parte de la matrona.
Y he recibido en muchas ocasiones agradecimientos por encontrarse con unas clases de preparación al parto “muy diferentes a las esperadas”.

Y yo me pregunto… ¿el número de partos está bajando en ese hospital por mis clases de preparación al parto o porque se va corriendo la voz de la asistencia que ofrecen y las mujeres comienzan a buscar otra cosa?

Es más fácil mantener a las embarazadas en la ignorancia, que no sepan demasiado, que no pregunten y que no pidan cosas “diferentes”, no vaya a ser que nosotros tengamos que cambiar nuestra manera obsoleta de trabajar…

Cuando me comunican que desde “el Hospital” han solicitado que prescindan de mis servicios, la persona encargada de decírmelo me argumenta diferentes puntos de vista en cuanto a la atención al parto… y eso es cierto, cada uno podemos tener un punto de vista distinto en función de nuestra formación o práctica profesional, pero lo que es incuestionable es la buena o mala praxis.

Nunca he dejado de dar información objetiva por encontrarme en un lugar en el que sé a ciencia cierta que no gusta, lo he hecho a costa de perder el empleo y si ha sido así me siento orgullosa de ello.
No doy una información u otra en función del lugar donde me encuentre, creo que las mujeres tenemos derecho a elegir en todo lo relacionado con nuestra maternidad, pero elegir sin información es muy difícil…

Estoy convencida de que lo que ha sucedido volverá a pasar con otra compañera y luego con otra hasta que esos ginecólogos decidan dar ellos mismos su preparación al parto o bien claudiquen, escuchen y se den cuenta de que tratar los nacimientos como si fueran una fábrica de enlatado de sardinas puede ser rentable económicamente pero no es ético.

Mi conciencia se queda muy tranquila, aquí lo dejo.




29 comentarios:

  1. Me parece indignante lo que te ha pasado y considero como madre que una mujer debe conocer en todo momento qué le puede suceder y lo que puede decidir sobre su parto. Para ello son esenciales las matronas. Al final estamos en la dictadura de los médicos cuando las enfermeras y matronas son las que en la mayoría del tiempo nos atienden y ayudan como madres. Un beso y todo mi apoyo

    ResponderEliminar
  2. Lo siento por ti, pero sobre todo por la cantidad de parejas que dejarán de recibir toda la información necesaria para su parto.
    Desgraciadamente en medicina sigue habiendo mucho clasismo y machismo y no gusta nada que las mujeres decidan sobre su parto. Desgraciadamente también muchos ginecólogos están obsoletos, se sacan su carrera, consiguen su trabajo y no conocen las recomendaciones sobre el parto normal del Ministerio de Sanidad ni leen evidencia sobre episiotomías y desgarros. Es muy triste llegar a estos extremos... pero las mujeres deberían denunciar, no rellenar una hoja de sugerencias, denunciar en comisaría, con nombres y apellidos. Los profesionales sanitarios están obligados a aceptar los planes de parto, de no hacerlo vulneran la Ley de autonomía del paciente y... vulnerar la ley es cometer un delito.
    Es más cómodo tratar a las mujeres como borregas, cuanto menos sepan más les dejarán hacer lo que les de la gana... y esto casi siempre significa mayor comodidad y/o dinero. No olvidemos que la mayorías de opciones del plan de parto van encaminadas a favorecer un parto lo más fisiológico posible. Y ya sabemos... si se interviene poco hay más partos y menos cesáreas.
    Hay privados muy buenos, pero son un negocio, eso es una realidad: tu seguro médico paga más dinero al ginecólogo si te hace una cesárea que si te asiste un parto. Se dedica menos de la mitad del tiempo a una cesárea que a un parto. Una cesárea son más días de hospitalización (volvemos a lo mismo, más dinero de los seguros para el centro hospitalario).
    Espero que este "chollo" de atender a mujeres sumidas en la ignorancia se les acabe muy pronto. Hay gente que no tiene ninguna ética!
    Felicidades por hacer las cosas bien, debería cundir el ejemplo por ahí...

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Amanda

    ResponderEliminar
  4. Muy bien dicho Amanda Matrona !! podemos estar muy tranquilas de dar información objetiva a las mujeres y explicarles los derechos de los que disponen, aunque a veces resulte frustrante que en ciertos hospitales ni siquiera sean escuchadas y se justifiquen con un “aquí no se aceptan planes de parto” o “aquí se trabaja de otra manera”. Al final, eso es trabajar al margen de las recomendaciones sanitarias y de la legalidad, y las mujeres se están dando cuenta

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo en todo Amanda, pero claro tambien es de sentido comun que si transmites información opuesta al tipo de asistencia que ofrecen ellos pues prescindan de tus servicios, aunque todo sea basado en la evidencia ye impulsadi por la OMS...al fin y al cabo es una empresa privada y no olvidemos que un facultativo tiene mayores honorarios por practicar una cesárea que por asistir un parto eutocico...
    Pero muy valiente por tu parte, aunque te ha salido caro..

    ResponderEliminar
  6. Felicidades Amanda x ejercer tu profesión de manera íntegra. Espero como tú dices que las siguientes matronas que encuentren sean capaces de dar la información igual de objetiva. Hay mucho que hacer en la Sanidad privada.

    ResponderEliminar
  7. Me da pena por las parejas que van a dar a luz en ese hospital y no vayan a tener tu apoyo y conocimientos. Tú debes estar muy orgullosa y lo que haces y como lo haces.

    ResponderEliminar
  8. Bravo Amanda! Información basada en la evidencia científica para que cada uno haga sus elecciones.

    ResponderEliminar
  9. Amén! Todas unidas por el cambio

    ResponderEliminar
  10. Maternando la maternidad15 de febrero de 2016, 15:05

    Despiden a Amanda, matrona comprometida con la salud de las mujeres, por dar informacion veraz, por informar sobre los derechos de las madres y los bebes, por informar sobre la evidencia cientifica...
    Gracias Amanda por tu intehridad y compromiso

    ResponderEliminar
  11. La información es poder, luego cada uno puede hacer lo que prefiera, pero con todos los datos y opiniones en la mano.

    ResponderEliminar
  12. es que ni siquiera se trata de libertad de expresión . No es que no les guste tu opinión Amanda Matrona es que no les conviene a su negocio que las mujeres conozcan la verdad y la evidencia. Para empezar mujer sana ,embarazo sano, deja de ir al ginecólogo y busca una matrona, y no es una opinión es la evidencia, y si les jode que revienten.

    ResponderEliminar
  13. Lamentablemente hay mucho que cambiar aún, que nadie calle a la mensajera y que se respete el derecho a la información veraz

    ResponderEliminar
  14. Defendiendo los intereses de las parejas, la necesidad de información, guste o no guste a quien todavía ostenta el poder.

    ResponderEliminar
  15. Comparto esta entrada , que me ha dado mucha pena.
    Que viva el vino y en este chiringuito mando yo , aunque no respete los derechos del niño , ni las directrices de la oms, ni las guías del ministerio.
    Viva el paternalismo, el autoritarismo ...Arggggggg

    ResponderEliminar
  16. Esto parece que es un negocio en vez de una atención a la mujer.
    Amanda, has hecho lo que tu ética como persona y profesional necesitabas hacer.

    ResponderEliminar
  17. Una pena que matronas como Amanda que son super respetuosas y conscientes, que aportan mas que papeles y dan informacion real, que podemos elegir...tengan que prescindir de hacer muchas cosas porque al parecer no esta bien visto. odio estas cosas!! Mucho animo Amanda eres una matrona maravillosa

    ResponderEliminar
  18. Amanda eres y serás siempre luz. Y esa luz ilumina mentes y corazones, pero deslumbra demasiado algunas "visiones acostumbradas a la oscuridad".
    Yo elijo siempre la luz. Ver. Porque todo así tiene sentido y explicación.
    Un abrazo inmediatamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P***** Corrector! *Inmenso!!

      Ya me gustaría que fuera inmediatamente.

      Eliminar
    2. Oleeeeeee! Muy bien dicho!!!! Sin más que añadir!

      Eliminar
  19. Amanda, este post me ha llegado hondo! directo a mi corazón. Lo que escribes es exactamente lo mismo que estoy viviendo en este momento. Soy matrona en Chile y te abrazo y apoyo desde estas tierras lejanas por tu valentía. Las matronas nos volvemos peligrosas porque EMPODERAMOS e incentivamos a las mujeres a hacer uso de su derecho a la autonomía... y eso no gusta a quienes lucran con el nacimiento. Estoy segura que mis días están contados en esta clínica ya que cada vez me está costando más cuidar y moderar mis palabras, no es para nada fácil. Cariños miles desde Chile!

    ResponderEliminar
  20. Ese hospital y esa aseguradora dejan bastante que desear, y no sólo en la asistencia al parto. La parte de Oncología es también bastante lamentable, con una falta de humanidad flagrante por parte de los ¿profesionales?

    No me extraña que cada vez más gente abandone la aseguradora...y si no fuera porque apoya a un equipo de fútbol, aún peor les iría...

    Suerte en tu próxima posición, espero que encuentres gente más evolucionada.

    ResponderEliminar
  21. Con esa fuente no leo ni el titular.

    ResponderEliminar
  22. Hola... Te he nominado para los premios BLOGGER RECOGNITION AWARD y SISTERHOOD OF THE WORLD BLOGGERS AWARD.. si te interesan pasa por aquí y ve las normas.... https://ahoraquetengounhijo.wordpress.com/2016/03/05/ahora-que-tengo-un-hijo-ya-tiene-premios/ Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  23. Amanda, te conocimos hace dos años en la preparación al parto en un centro de Sanitas y a los meses en unas jornadas de crianza de Morata de Tajuña. Nos pareciste muy profesional y nos gustaron mucho las sesiones que nos impartiste. Simplemente infórmate de las opciones que hay...pero si Sanitas lo considera revolucionario apaga y vamonos porque no es para tanto es hacer tu trabajo de forma profesional y objetiva

    Yo dí a luz en Sanitas La Moraleja y me experiencia fue horrible. Es muy buen hospital pero mi parto fue de lo más intervencionista y todo lo que estuve formándome desde el tercer mes de embarazo no sirvió para nada. Resultado: parto programado en semana 41+3, me rompen la bolsa, me dicen que la epidural no ralentiza el parto, me la ponen y no me miran cuánto había dilatado, al final del día sólo había dilatado 2,5 cm y el ginecólogo decide dilatarme con la manaza y dice que se le duerme ya..., la matrona también me dilata con la mano, me dejan sola con mi marido empujando en la sala de preparacion sin decirme cómo empujar, me llevan al quirófano y me me echan encima para hacerme el Kristeller...yo flipando porque creía que era una maniobra prohibida...yo ventosa al canto...Al ginecólogo le veo una cara de horror y me dice que me va a quedar suelo pelvico destrozado y que me tendría que haber hecho episotomia (y eso que es especialista de suelo pélvico ). A los 8 meses volví y no me gustó nada. Me dijo que era la ventosa y punto.

    Cómo me dejan: cistocele nivel 3 y rectocele, un desgarro bestial en la parte derecha.

    Mi calidad de vida: no puedo hacer ningún esfuerzo, ni coger peso, ni correr,saltar, ejercicio abdominal...Tengo que ir a fisio especializado de suelo pelvico que es una pasta, gimnasia hipopresiva ejercicios todos los días subida a un tronco, no puedo toser ni estornudar...para ello apretar el culo y como me dure un catarro mucho voy a peor con mi suelo pelvico. Si no hiciera todo esto tendría pérdidas de orina y lo que no es orina.

    Conclusión: me da horror volver a pasar por esto. Si vuelvo a tener otro bebé desde luego no voy a ningún hospital de Sanitas que te pongan en el paritorio en el potro no es ninguna postura facilitante y te arranquen así al bebé en el paritorio en menos de 2 minutos destrozando a la madre...Me iría a un sitio donde se respete la dignidad de la mujer y un parto de forma fisiológica lo más natural posible.

    Amanda, gracias por haber profesionales como tú


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía Eva... qué espanto, cuánto lo siento... supongo que poner reclamaciones ante esta barbarie es lo único que queda a las mujeres que habéis sufrido una experiencia así... es indignante!
      Solo puedo decirte que existen hospitales respetuosos en Madrid donde no te harían nada parecido si volvieras a tener otro bebé.. Para lo que necesites aquí me tienes.. un abrazo!

      Eliminar
  24. Lamentablemente algo tan precioso, bonito y anhelado como un nacimiento se ha vuelto casi un negocio. Hay muchos ginecólogos que como bien dices te miran mal si le llevas información que no sea suya... Gracias por compartir tu experiencia Amanda

    ResponderEliminar